archivo

diciembre 28, 2014

Articulo sobre mi libro Siete Dioptrias editorial Artes de México

| |

Más que definición, busco sensación: Nirvana Paz

En un viaje a Europa, la artista decidió no fotografiar con anteojos, sino cómo ve el mundo sin ellos, sin corrección.

Al preguntarle a Maureen Bisilliat, cuando vino a exhibir a México, qué era para ella la fotografía, respondió: “Cada uno tiene que tener su manera de ver y pertenecer al mundo. Unos son fotógrafos, otros escriben, otros danzan, otros hablan, etcétera. Yo creo que es eso”.
También hizo referencia a que detestaba la tendencia de fotografía a lahigh definition (alta definición), porque era una especie de mentira en referencia a las cámaras análogas: el ojo humano no ve con tanta precisión. Estas ideas vienen a la mente al revisar el libro Siete dioptrías (Artes de México, 2014), con fotografías de Nirvana Paz y textos de Bernard Plossu y Nuria Gómez Benet.
Las imágenes poseen un halo de irrealidad y misterio.Las imágenes poseen un halo de irrealidad y misterio. (Nirvana Paz)

Las fotografías de Nirvana invitan a replantear la forma de ver: al estar ligeramente desenfocadas poseen un halo de irrealidad y misterio. Las imágenes, escribe Plossu, están “hechas con una libertad que pasma y no pretenden corregir su visión del mundo, sino vivirlo tal como es, y el resultado es muy fuerte”.
El proyecto surge a partir de un viaje a Portugal y Francia, donde presentaba una exposición. Paz decidió “no fotografiar con anteojos, sino cómo veo el mundo sin ellos, sin corrección —dice en entrevista—. Aproveché el viaje para empezar a mirar de esa manera: a fotografiar las ciudades como las percibía sin lentes. Descubrí que las fotos eran muy diferentes que si las tomaba con anteojos o si las corregía con las lentes de la cámara”.
Tan fuerte fue el impacto de este proyecto, que Nirvana Paz no ha vuelto a usar lentes para fotografiar, pues dice, “me gusta la relación que se establece con el mundo a través de la percepción visual supuestamente reducida. El viaje en el que tomé estas fotos fue bastante largo e incluyó Portugal, Francia, España, Venezuela y México, y mucho tiene que ver con espacios cotidianos y, otra parte, con el caminar por las calles”.
Mucha gente se ha identificado con las fotografías porque, al igual que su autora, utilizan anteojos. “Pero lo que más me ha gustado, es que, al final, siempre hay una lectura más metafórica sobre la percepción y la manera en que nos enfrentamos al mundo. Finalmente esa es la metáfora que más me interesa y creo que por ahí ha habido un diálogo interesante con gente que ha visto Siete dioptrías en exposiciones o en el libro. Más que buscar la definición, busco la sensación”.
(...)
aqui todo el articulo

Páginas vistas en total

Seguidores